SINSAJO, PARTE 2 – el muy esperado final de la serie de películas basadas en la trilogía literaria de Suzanne Collins, LOS JUEGOS DEL HAMBRE – ha llegado por fin a las salas de cine costarricenses. Al respecto debo reportar que se trata de un un filme satisfactorio, pero que logra mejorar lo ofrecido por el resto de la saga fílmica, la cual, en lo personal, siempre me había parecido un tanto deslucida.

Aunque todos los filmes de esta franquicia han sido entretenidos, es difícil negar sus serias debilidades narrativas y artísticas. El primero estaba mal dirigido, repetía numerosas e indeseables tendencias del cine de acción moderno y carecía de algunos componentes narrativos cruciales del libro original; en particular, el mordaz monólogo interno de Katniss Everdeen, el personaje principal. El segundo, aunque con un mejor director, no era más que una reiteración (un tanto innecesaria) de momentos bien conocidos del primer capítulo. Además, ambos filmes – tomados en abstracto de los últimos dos – también enfrentaban un serio problema temático: su esfuerzo textual de producir emoción barata a partir del asesinato de niños secuestrados perpetrado por otros niños secuestrados, tendía a producir, en el subtexto, una moralidad que se percibía un tanto artificial, diluyendo el mensaje de fondo sobre el rol propagandístico de los Juegos del Hambre dentro de la distopia discutida aquí.

Todo esto empezó a cambiar el año pasado con la primera parte de SINSAJO, dada la presencia de una premisa aún más interesante, aunque diluida en una cinta innecesariamente larga, dispersa y un tanto aburrida. Pero no es sino hasta hoy, con SINSAJO 2, que alcanzamos un final aceptable para esta saga tan llena de altibajos. Las dos partes del último capítulo de esta trilogía no sólo se separan de los filmes precedentes librando a la audiencia del tedio de los famosos Juegos del Hambre, sino que permiten reelerlos como una deliberada y ácida crítica sobre el entretenimiento informativo al que han devenido muchos de nuestros medios de comunicación masiva, así como de las falsas realidades que éstos hilvanan. Asimismo, SINSAJO 2 lleva esa crítica más lejos con el objetivo de presentar cómo es que esos medios a menudo se vuelven mecanismos de propaganda parcializada destinados a volcar las masas a favor de uno u otro bando.

A diferencia de otras críticas, no pienso revelar la trama en este caso. Pero, lo que sí diré es que, con este filme, la franquicia me ha permitido visualizar el personaje de Katniss (interpretado por Jennifer Lawrence) desde una nueva perspectiva: no sólo como una mujer de carne y hueso, sino que también como el mito construido a partir de ésta. Con esto me refiero a que, tras Sinsajo 2, toda la franquicia termina viéndose como una larga lucha entre dos partes interesadas por el control de la imagen ficticia creada a partir de esta mujer, dentro del complejo y violento clivaje de esta sociedad distópica.

Lejos de ser la trillada historia del héroe que une a las masas en contra del gobierno tiránico (y nada más diferenciada de esos relatos por el hecho de que Katniss es una mujer), LOS JUEGOS DEL HAMBRE constituyen una perspicaz deconstrucción del mito del ‘elegido’ en la cultural popular. Katniss no es Neo. Su lucha y destino personal no es y nunca ha sido la de instigar un masivo cambio social, sino que la de sobrevivir a los males que le ha deparado su posición social, y cobrar venganza por lo que se le ha hecho. La ironía es que todos estos males no son más que las consecuencias de la fabricación discursiva de Katniss como heroína o villana, es decir, de su equiparación con los ‘elegidos’ de otros relatos. En otras palabras, LOS JUEGOS DEL HAMBRE ofrecen un relato de cómo fuerzas sociales y medios de comunicación inciden en la construcción de Katniss como ‘La Chica En Llamas’ al punto de incluso tratar de destruir a la persona de carne y hueso en el proceso.

La trama: el filme inicia justo donde terminó el anterior, con Peeta Mellark (Josh Hutcherson) habiendo sido torturado al punto de convertirlo en una máquina de odio con Katniss como su único blanco; y con ésta última llegando a la conclusión de que debe asesinar al  Presidente Snow (Donald Sutherland), para así vengar sus crímenes, y de paso, acabar con su reino de terror. La gran mayoría de la cinta sigue a Katniss y a un manojo de personajes regulares de la saga en su trabajo de filmar cortos propagandísticos a favor de los rebeldes, lejos de la zona de combate. Con eso dicho, SINSAJO 2 descarta cualquier ilusión de que los bandos en cuestión estén peleando una guerra limpia, con Gale (Liam Hemsworth) – uno de los intereses amorosos de Katniss – cometiendo lo que bien podría considerarse como crímenes de guerra contra soldados y civiles. Incluso la misma Presidenta Coin (Julianne Moore) – lider de la rebelión – no es inmune a estas sospechas, a medida que Katniss comienza a darse cuenta de que puede haber un mayor valor mediático para los rebeldes en su heroica muerte en el campo de batalla que en su supervivencia tras el triunfo.

Todo esto lleva a una serie de secuencias de acción y decisiones difíciles por parte de los protagonistas, las cuales incluyen escenas bastante violentas y la partida difícil de algunos personajes clave. El filme alcanza su clímax temprano en la proyección, durante el asalto rebelde a la Capital, lo que significa que el final del filme tiende a centrarse más en las secuelas producidas por el conflicto, y no tanto en la batalla convencional entre ambas fuerzas. En el curso de la cinta, se ofrece al público una sensación de pavor y claro pesimismo, a medida que los héroes viajan por el centro bombardeado de la ciudad, casi como si se recordara a la audiencia que esta no es la típica franquicia de superhéroes en la que escenas de destrucción masiva  tienen fines meramente lúdicos o que carecen de costo humano. La tonalidad del relato da la sensación de que, si bien ésta es una fantasía dirigida a adolescentes y niños, sus temáticas son más maduras que otras cintas de acción de este año que sí han sido dirigidas a adultos.

Jennifer Lawrence es fantástica en su rol, como ha sido el caso en las otras entregas de la saga. Woody Harrelson nuevamente suma ese valioso toque de resignación con respecto a la más que evidente oscuridad de la historia; mientras que Josh Hutcherson – quien continúa siendo tan blando como siempre – logra comunicar bien el arco narrativo de su personaje a lo largo de la historia. De hecho, su rol en la cinta – otrora reservado por el cine de acción hollywoodense a personajes exclusivamente femeninos  – logra superar bien retos de los que típicamente han estado exentos los actores de acción masculinos de películas más convencionales.

Con todo esto dicho, es obvio que la cinta está muy lejos de ser perfecta. SINSAJO 2 se toma más tiempo de la cuenta para recapitular los hechos del filme previo, cosa que nuevamente comprueba que la decisión de dividir obras literarias en múltiples filmes con fines meramente financieros va en contra del buen arte. Las temáticas – si bien son relevantes y muy interesantes – a menudo resultan sobreexpuestas en el diálogo, reiterando la falta de sutileza narrativa que sin duda caracteriza a esta saga desde el principio. Curiosamente, este esfuerzo por extender la cinta con exposición innecesaria tiende a contrastar con otros momentos en los que el filme presenta escenas cruciales con demasiada rapidez, limitando el golpe dramático de los sucesos allí presentados. Esto es más que evidente en el caso de la muerte de algunos personajes importantes del filme y en la gran sorpresa del final, que si bien tiene sentido temáticamente, es presentada de una forma tan rápida que limita su resonancia emocional con el público. Finalmente, el epílogo – que se toma sin cambios de la novela – se siente como un apéndice anecdótico que arruina lo que de otra forma sería un final apropiado para la cinta.

En conclusión, SINSAJO 2 ofrece un final mucho mejor del que uno hubiese esperado para esta deslucida franquicia. Se trata de un capítulo que, aunque siempre presenta los problemas que han plagado al resto de la saga, cuenta con una calidad superior y una temática inesperadamente más profunda, que, en retrospectiva, termina mejorando la historia hilvanada a lo largo de los filmes previos. SINSAJO 2 no estará entre las mejores del año, pero vale la pena verla; y, de hecho, para lo que cuente, esta cinta me ha motivado a darle un nuevo vistazo a los capítulos anteriores para detectar mejor los detalles de este interesante relato.

7/10 – BUENA

DIRECCION: Francis Lawrence. GUIONPeter Craig, Danny Strong y Suzanne Collins (basado en LOS JUEGOS DEL HAMBRE: SINSAJO, de Suzanne Collins). FOTOGRAFIAJo Willems. EDICIONAllan Edward Bell y Mark Yoshikawa. ACTUACIONJennifer Lawrence, Josh Hutcherson, Liam Hemsworth, Woody Harrelson, Elizabeth Banks, Julianne Moore, Phillip Seymour Hoffman, Jeffrey Wright, Stanley Tucci y Donald Sutherland. DISTRIBUCIONLionsgate. PAISEstados Unidos. DURACION137 minutos.