Uno podría resumir LA LLEGADA diciendo que es la versión “inteligente” de la típica película sobre invasiones extraterrestres. Si bien contiene muchos de los momentos cinematográficos usuales de esos filmes, aquí se encuentran hilvanados alrededor de un guión que busca lidiar con temas más sustanciales y contemplativos, y no lidiar con tramas centradas en ver cómo salvamos el núcleo líquido del planeta u otras estupideces como esa. De hecho, el filme quiere distanciarse tanto del típico “blockbuster” con sus descabelladas batallas espaciales, que, en esencia, plantea un escenario en el que el proceso lento y cuidadoso de desciframiento académico y posterior aprendizaje del lenguaje de los visitantes constituye la única forma de prevenir un potencial conflicto intergaláctico.

La premisa es que una flotilla de naves extraterrestres ha aterrizado en diferentes partes del planeta y sus tripulantes quieren entablar una discusión con la raza humana. El problema es que dichos alienígenas son gigantescos monstruos distinguibles por la presencia de siete tentáculos y la ausencia de rostros. Por ende, antes de iniciar una discusión sobre los motivos de su visita, primero debemos alcanzar un entendimiento básico de su lenguaje; cosa que lleva al ejército gringo a buscar los servicios de una experta en lingüística y un físico-matemático, interpretados por Amy Adams y Jeremy Renner. No obstante, el tiempo apremia. Otros estados – primordialmente Rusia y China – están reaccionando ante el evento desde la presunción de que los alienígenas han venido con intenciones hostiles, por lo que una futura movilización militar constituye un escenario plausible. Lo único que separa al mundo de una guerra con los visitantes es que nuestros protagonistas descifren su lenguaje y logren entablar una conversación.

Partiendo de esta premisa, muchos se imaginarían un thriller de ciencia ficción centrado en ver si los intelectuales logran resolver el rompecabezas antes de que los idiotas con pistolas decidan volar el mundo en mil pedazos. Sin embargo, hay que dar crédito al filme por ser lo suficientemente sutil en sus caracterizaciones, como para evitar que los personajes – incluso los “antagonistas” – devengan en las caricaturas arquetípicas que generalmente acompañan estos relatos. En cierto modo, y dada la premisa y los temas tratados, el filme abre comparaciones con CONTACTO, película de 1993 basada en una novela de Carl Sagan, y que buscaba lidiar con las múltiples implicaciones sociales, políticas y religiosas de un hipotético primer contacto con formas de vida fuera de nuestro planeta. Y, si bien CONTACTO es un filme que adoro, LA LLEGADA es mejor en dos sentidos: primero, que evita la disonancia de narrar un relato con ciertas simplicidades morales sin comprometer su esfuerzo intelectual; y segundo, que aquí sí tenemos alienígenas de verdad y no al papá de Jodie Foster.

La responsabilidad directoral de LA LLEGADA descansa en los hombros de Denis Villeneueve, quien previamente dirigió INCENDIES, ENEMY, PRISONERS y SICARIO, algunas de las cuales ya he criticado de forma muy positiva en este blog previamente. Aquí, él demuestra su gran capacidad para lidiar con un nuevo género – la ciencia ficción, generando optimismo respecto al proyecto suyo más esperado del año: BLADE RUNNER 2. En lo que respecta a LA LLEGADA, Villenueve ofrece su ya conocida comedida estética visual, la cual se complementa muy bien con el principal artilugio dramático del filme: que parte de la comunicación con los extraterrestres depende del uso de recuerdos personales. Ello implica que parte de la trama se revela en el marco de sueños y pesadillas febriles del personaje de Adams, centrados en los recuerdos de la pérdida de su hija como resultado de una enfermedad fatal. Las dificultades a la hora de separar hechos pasados, presentes y futuros, precarizan la posición de la protagonista como narradora del relato, y facilita un interesante desenlace sorpresivo.

Temáticamente, lejos de tratarse de una simple película sobre el arribo de una raza alienígena, el filme más bien se centra en explorar aspectos cruciales de nuestra propia humanidad, en particular el rol de la interpretación y la producción de significado en la manera en que interactúamos socialmente. En efecto, el proceso de desciframiento del lenguaje extraterrestre en el filme tiene que ver no sólo con cómo descifrar las palabras puntuales en un nivel sintáctico, sino que también las dificultades comprender su significado en un sentido discursivo. O sea, no es sólo un asunto de compartir palabras o armar párrafos en abstracto, sino que de establecer un marco común que revele intencionalidades y contenidos socialmente significativos, de forma que se eviten las malas interpretaciones.

El filme no sólo ofrece una perspectiva detallada de todo esto en los diversos monólogos expositivos de sus personajes (llegando incluso a citar teorías sobre relativismo lingüístico), sino que también logra integrar esas ideas dentro del tenso trasfondo narrativo. Por ejemplo: en el filme, cada país se encuentra haciendo acercamientos individuales con los extraterrestres, lo que es decir que cada comunidad académica y militar está leyendo las palabras y formaciones sintácticas de los extraterrestres desde sus respectivas estructuras lingüisticas y contextos sociales. Dado que cada país está partiendo de diferentes suposiciones teóricas autóctonas sobre el funcionamiento del lenguaje, es de esperar que cada uno termine obteniendo diferentes interpretaciones sobre los mismos hechos. Todo lo cual es decir que, el filme hace una interesante exploración del rol de las diferencias sociales – en este caso, enmarcadas en términos del lenguaje – para abordar cómo tomaría lugar una situación de “primer contacto”, en el contexto de las diferencias que nos unen (y nos separan) como raza.

Esto se ve significativamente mejorado por el hecho de que el filme no cede a los tonos bombásticos, la extravagancia de efectos especiales y los melodramas que uno podría esperar de otro filmes del género, y que, en lo personal, terminaron arruinando a cintas como INTERSTELLAR. Además, si bien los alienígenas no son particularmente memorables en términos visuales, su biología y apariencia física sí resulta ser lo suficientemente “extraña” como para reforzar visualmente la premisa de que su lenguaje resultaría ser totalmente diferente de cualquier otro producido en la tierra. Si se hubiese apostado a presentar a los alienígenes como humanoides, creo que el filme se hubiese visto poco beneficiado tanto visual como dramáticamente, quedando corto de la interesante demostración de ciencia ficción que terminó siendo.

Con todo lo anterior dicho, no puedo dejar de opinar que el giro narrativo final si bien es una revelación bastante radical e impresionante, se siente como un estiramiento excesivo (y hasta innecesario) de la premisa fundamental. No puedo lidiar con los detalles del final sin revelarlo, pero basta con decir que, para muchos, la calidad real del filme dependerá de cuán convincente sean esos últimos quince minutos del filme. Lo que puedo señalar es que el acontecimiento sin duda es interesante dada la cantidad de pequeños detalles narrativos que, en retrospectiva, insinúan a la solución y que están distribuidos a lo largo del relato. Sin embargo, tengo mis dudas sobre su efectividad dramática, pues, por un lado, me parece que requería de mayor formulación de lo que termina siendo una poco plausible llamada telefónica. Esto sin mencionar que la revelación pareciera contradecir lo conocido sobre los aspectos biológicos de los extraterrestres, así como una secuencia particular involucrando un artefacto explosivo.

arrivalteaseronline1-shtdevonukcoordinatesSin embargo, y considerando ésto, dichas revelaciones no supusieron un serio impacto en mi percepción sobre la calidad del filme, aunque sí entiendo a aquellos que opinen que el desenlace haya arruinado todo. En lo que a mí respecta, con giros narrativos o sin ellos, LA LLEGADA es una buena fusión entre blockbuster y ciencia ficción especulativa. La recomiendo.

7/10 – BUENA

DIRECTOR: Denis Villeneuve. GUION: Eric Heisserer (basado en “Story of Your Life” de Ted Chiang). FOTOGRAFÍA: Bradford Young. EDICION: Joe Walker. ELENCO: Amy Adams, Jeremy Renner, Forest Whitaker. DISTRIBUCION: Paramount Pictures. DURACION: 116 minutos.